Entre anaqueles

De libros y letras / Novedades editoriales / Reseña de libros

domingo, marzo 12, 2006

La pasión de comprender


La duda y la perplejidad constituyen los matices que pueden tener lo que el intelectual francés Marc Bloch y el historiador venezolano Manuel Caballero llamaron, cada quién en su momento, “la pasión de comprender” ; una frase que reafirma que la “ignorancia” parte de lo universal de los seres humanos. De suerte que, entonces, si tras una determinada exposición, surgen más interrogantes que las que se tenían antes de ella, esto no debe preocupar, puesto que ello es consustancial con el trabajo intelectual, en el que la prueba, el error, la rectificación, la reformulación, el replanteamiento, la corrección, la acotación y la renovación constantes de las dudas es su característica más permanente.

Así, nuevamente, el segundo de los personajes mencionados arriba, Manuel Caballero (Barquisimeto, 1931), vuelve a introducir la frase en el escenario cultural y literario nacional con la nueva versión del libro La pasión de comprender: nuevos ensayos de historia (y de) política (243 páginas) realizado por Alfadil Editores y presentado el jueves 4 de agosto en la Librería Alejandría II de Las Mercedes, con palabras a cargo de la también historiadora Inés Quintero.

Este nuevo ejemplar forma parte de la Biblioteca Manuel Caballero que desarrolla la editorial capitalina y la cual incluye trabajos del último Individuo de Número de la Academia Venezolana de la Historia (2005), entre los que destacan: Revolución, Reacción y falsificación (2002), Las crisis de la Venezuela contemporánea ; El orgullo de leer ; Gómez, el tirano liberal (2003), Dramatis Personae ; El desorden de los refugiados y Rómulo Betancourt, político de nación (2004). Inicialmente, este libro aclara que ya había sido concebido como una segunda edición, corregida y aumentada, del original La pasión de comprender publicado en 1983, pero que los cambios, supresiones, agregados y correcciones han sido tantos que, en la práctica, éste que el autor presentó ahora es otro libro; por eso el subtítulo habla de “nuevos ensayos de historia (y de) política”.

La estructura del trabajo, nutrida de una serie de ensayos y conferencias sobre la historia reciente venezolana, que el autor ha dictado en diferentes universidades y centros históricos de los cinco continentes, tiene una organización en partes que no poseía el libro anterior del mismo título. En la primera de ellas, el autor emplea la “conmemoración” como pretexto y contexto para la crítica histórica, con una serie de análisis provistos de ribetes sociológicos. En la segunda, examina el presente histórico, desde la fundación de los partidos modernos hasta la aparición de la antipolítica, pasando por los cambios establecidos por la llamada “cuarta república” y la introducción y el paso del país de una condición rural a un crecimiento modernista. La tercera parte está consagrada a analizar desde diversos ángulos (histórico, cultural, ético y político) tanto la personalidad del actual Presidente de la República, Hugo Chávez Frías, como el fenómeno conocido como “chavismo”, el cual define el historiador de “socialchavismo”.

Las crisis nacionales son uno de los fenómenos más analizados. El autor trata de darle la mayor precisión y contenidos posibles, afianzando el concepto de crisis histórica, ya desarrollado en su anterior libro La Crisis de la Venezuela Contemporánea y buscando atravesar la evolución de la nación de forma analítica, con paradas precisas, queriendo responder, como hasta ahora nadie había intentando hacerlo, a preguntas como ¿Éxiste realmente un arquetipo del hombre latinoamericano?, ¿Podemos realmente llamar “revolución” al proceso político actual? ¿Vivimos la crisis más grande de nuestra historia?

En síntesis, La pasión de comprender: nuevos ensayos de historia (y de) política busca configurar una síntesis de la historia del siglo XX e inicios del XXI venezolanos, partiendo nuevamente, como en su edición del 83, de la premisa de “comprender”, utilizando una cita del historiador francés Lucien Febvre, “Una forma de comprender es tomando directamente de los libros las ideas políticas de los reformadores, comparándolas, poniendo de relieve las posibles combinaciones, sus contradicciones no manifiestas, sus probables consecuencias” para, de esta forma, configurar un trabajo con pretenciones de enriquecer en profundidad, de ensanchar la historia por todos lados. De vivificar.

Andrés Tovar Zabaleta. Publicado en El Mundo el 09 de agosto del 2005

1 Comments:

At 7:47 p. m., Blogger Anastasia said...

sin duda ninguna parece muy interesante.

 

Publicar un comentario

<< Home