Entre anaqueles

De libros y letras / Novedades editoriales / Reseña de libros

domingo, marzo 12, 2006

Otra antología


En la literatura venezolana la tradición conserva con cierto orgullo el cultivo de la narración breve. Desde el siglo XIX, el cuento ha sido una especie de obsesión constante en la mayoría de nuestros escritores; obsesión que ha producido excelentes obras que ya son referencias obligadas del género en el país como Cuentos grotescos (1922), de José Rafael Pocaterra; La tienda de muñecos (1927), de Julio Garmendia y Barrabás y otros relatos de Arturo Uslar Pietri (1928), por solo mencionar tres.

Esto hace que resumir la historia del cuento breve en Venezuela y materializarla en títulos o trabajos será siempre una tarea riesgosa y además injusta en alguna medida. No obstante se han presentado acertados recuentos de su devenir en el escenario literario nacional.Entre ellos podemos mencionar Antología del cuento moderno venezolano (Biblioteca Venezolana de Cultura. 1940. Compilación de Arturo Uslar Pietri y Julián Padrón) ; El cuento venezolano:Antología (Universidad Central de Venezuela.1985. Compilación de José Balza.) y Antología del cuento venezolano (Monte Ávila Editores.1988. compilación y notas de Guillermo Meneses.40 autores), entre otros pocos recopilatorios realizados.

A éstos podemos sumar el más reciente trabajo de Manuel Viso Rodríguez (Caripito, Monagas,1962) El cuento breve en Venezuela:Antología 1970-2004 (Editorial Actum.223 páginas), una bien lograda compilación sobre la narración breve en el país. El libro permite una continuación de la documentación del transitar del género hasta tiempos más cercanos a los actuales, algo que desde hace tiempo no se realiza.En este sentido, el libro recoge 112 cuentos breves y brevísimos, de 57 autores, publicados entre los años 1970 y 2004.

Se cuentan entre ellos piezas de Blanca Strepponi, Mariano Nava, José Tomás Angola, Laura Antillano, Adeliz Marquina, Antonio López Ortega, Benito Yrady, Manuel Trujillo, Ednodio Quintero, Yolanda Osuna, Ely Bravo, Miguel Ángel Campos, Juan Calzadilla y otras muestras contemporáneas de la cuentística nacional. Es de resaltar que cada trabajo viene acompañado con una ficha o introducción de presentación del autor y sus anteriores trabajos o actividades. Esto reviste a la obra de un carácter didáctico para nuevos lectores y ofrece en cierta medida, disponer de un pequeño archivo de los cuentistas más recientes.

Todo este trabajo de recopilación y documentación fue realizado, de buena manera, por Manuel Viso Rodríguez, investigador, poeta y guionista de radio. Formó parte del equipo de guionistas de la serie radial América, una joven de 500 años, transmitida en Ecuador, Perú, Colombia y Venezuela y producida por las fundaciones Celarg, Vicente Emilio Sojo y la Universidad Católica Andrés Bello. Asimismo, se desempeñó como editorjefe de las publicaciones electrónicas El Cuarto Oscuro y Poder & Mundo, ambas producidas por el Grupo 1BC. Ahora con El cuento breve en Venezuela, Viso Rodríguez se confiesa adicto lector, que vive con fascinación el hábito por la lectura.

En el epílogo del libro, el recopilador recalca que no es un especialista, ni un estudioso de las letras; por lo cual el criterio utilizado para escoger cada uno de los trabajos que forman parte de la obra fueron seleccionados con el muy científico método de “este me gusta”, escogiendo trabajos entre los autores que, a su juicio de lector compulsivo, le agradaron o, para su opinión, representan ejemplos del desarrollo del género cuentista venezolano. Quedará pues en manos de los lectores aprobar, detractar o añadir otros trabajos a la selección realizada.

Andrés Tovar Zabaleta. Publicado en El Mundo el 30 de agosto de 2005