Entre anaqueles

De libros y letras / Novedades editoriales / Reseña de libros

domingo, marzo 12, 2006

Y sigue Michael Moore


Desde su discurso en la ceremonia de entrega de los Oscar de 2003 hasta su exitoso documental Fahrenheit 9/11, Michael Moore (Michigan, 1954) ha sido un atrevido crítico de la administración del presidente norteamericano George W. Bush y de la guerra que adelanta en Irak. Se podría creer que en los militares, Moore tenía a sus principales enemigos u opositores; pero curiosamente para él y para admiración de todos los frentes antibélicos del mundo, las respuestas recibidas fueron una oleada de desilusión y hartazgo de las tropas frente a la guerra impulsada por el actual regente de la Casa Blanca.

Precisamente las críticas de ese filme contra la guerra en Irak y las motivaciones que tuvo, unidas al célebre discurso que el periodista, escritor y cineasta estadounidense pronunció en la entrega de los Oscar en el 2003, cuando ganó el premio a mejor documental por Bowling for Columbine, llevaron a miles de militares estadounidenses a escribirle cartas de apoyo a su labor, apátrida para muchos, de criticar la estupidez de la guerra. De esas muchas cartas y correos nació Cartas desde el frente (Título original: Will They Ever Trust Us Again?) -Ediciones B, 360 páginas- un libro en el que el Moore comparte la tarea de ser vocero de la antipatía hacia el presidente Bush, con los soldados que se encuentran en diferentes países siguiendo órdenes de su comandante en jefe y cuestionándolo más, minuto a minuto.

Para Moore, si la desilusión de las tropas estadounidenses no ha trascendió de manera contundente es porque los medios de comunicación de su país se han dedicado a maquillar o dar una imagen equívoca del estado de ánimo de las tropas: “Hay que lamentar que la prensa estadounidense no sólo no haya tenido las agallas de cumplir con su deber -hacer preguntas incómodas y exigir pruebas antes de permitir que un presidente nos lleve a la guerra- sino que además se haya dedicado a maquillar la moral de las tropas en Irak, hasta hacer de ellas algo que no tiene que ver con la realidad”.

Por esta razón, el cineasta, periodista y autor de textos como Estúpidos Hombres Blancos (Stupid White Men) y ¿Qué han hecho con mi país, tío?(Dude Where´s My Country?), ambos publicados en el 2005 y donde critica abiertamente las políticas republicanas y la sociedad de consumo estadounidense, decidió reunir en un volumen decenas de estas cartas tanto de soldados en el frente de Irak como de algunos veteranos, para que las voces silenciadas de tantos militares por fin se escuchen y haga evidente, desde el seno mismo del ejército, lo absurdo de la guerra.

El libro conserva el modo satírico y a la vez directo que ha caracterizado al autor desde sus reportajes en el periódico alternativo The Flint Voice (del cual fue director por espacio de diez años) y en libros como Downize This! Random Tretas from an Unarmed American y Adventures in a TV Nation, escritos junto a su esposa, la activista político nortamericana Kathleen Glynn, así como en sus películas y en sus series televisivas TV Nation y The Awful Thruth, un “late show” en vivo, definido por Los Angeles Times como “la más cómica y divertida sátira política” y donde semanalmente “hace trizas” literalmente al sistema político, económico y social de los Estados Unidos, jugándole bromas y ridiculizándolos en espacios públicos, y hasta en la privacidad de sus hogares.

A pesar de haber sido editado en inglés en el 2004, Cartas desde el frente mantiene su actualidad ya que el tema de Irak sigue ocupando la atención de estadounidenses inconformes y de una comunidad internacional que hace rato dejó de creer en las razones que la administración Bush esgrimió para la invasión. Un libro interesante con un autor de moda, sobre todo en estos tiempos de aires antiimperialistas.

Andrés Tovar Zabaleta. Publicado en El Mundo el 16 de agosto de 2005