Entre anaqueles

De libros y letras / Novedades editoriales / Reseña de libros

viernes, junio 30, 2006

De Pedro y los Incas

Hay un despertar de la historia en Latinoamérica. Los diferentes procesos políticos y sociales que atravesamos actualmente en nuestro continente vienen, la gran mayoría de ellos, acompañados de un componente histórico que resucita el pensamiento de los antiguos historiadores. Este panorama obliga a una relectura de las crónicas, las cuales anteriormente se las entendió como una suerte de repositorios de información y hoy vemos que fueron libros escritos por historiadores que emplearon su bagaje cultural para explicar un pasado que empezaban a conocer.

Este bagaje, gracias al Renacimiento, recubre, como un follaje, los datos que los cronistas pudieron recoger para escribir una historia que fuera tan suya como la de sus orígenes. Biblioteca Ayacucho ha editado varios volúmenes dedicados a rescatar esa literatura “antropológico-histórica” de los orígenes latinoamericanos, recopilando títulos como Comentarios Reales del Inca Garcilaso de La Vega, Historia General de las Indias y vida de Hernán Cortés de Francisco López de Gomarra e Historia de la conquista y población de la provincia de Venezuela de José Oviedo y Baños.

A estos se suma recientemente Crónica del Perú:el señorío de los incas (469 páginas) de Pedro de Cieza de León, un tratado sobre el origen y desarrollo de las primeras civilizaciones que poblaron a la hoy nación peruana. Pedro de Cieza de León fue el primer cronista interesado en escribir la historia global de los Andes. Su Crónica del Perú fue durante muchos años referencia obligada e información segura para los españoles de la época y para no pocos historiadores. Cieza elaboró una de las más completas visiones del mundo andino, siempre desde el punto de vista occidental español de la época, complementando información y abarcando tanto la historia política como la social y cultural.

Es recordado también por ser uno de los mejores escritores de crónicas, habilidad ya reconocida por sus contemporáneos, lo cual le valió el encargo de elaborar una historia global de la gesta hispana en los andes. Cieza murió tempranamente en Sevilla el 2 de julio de 1554, a los 32 ó 34 años, y vio impresa sólo la primera parte de su obra, debiendo el resto esperar hasta finales del siglo XIX para ver las imprentas.

Cieza pinta el gobierno inca de acuerdo al modelo de gobierno de varios libros del siglo XVI, tales como El príncipe de Maquiavelo . No se sabe si Cieza leyó dichos libros o no, pero evidentemente sabía los consejos básicos que se dan para que el príncipe mantenga un buen gobierno: ser amado o temido, conocer bien a sus súbitos, valerse de buenos consejeros, ser justo, establecer orden en beneficio del bien común y seguir la ley natural. Un libro recomendado para los verdaderos amantes de la historia.

Andrés Tovar Zabaleta. Publicado en el Diario El Mundo el 22 de junio de 2006.

PD: Prometo incluir la portada del libro a la brevedad posible